YO PARA SER FELIZ QUIERO UN CAMIÓN

Cuando P cierra los ojos puede ver el enorme camión Pegaso teledirigido. En las décadas de los 70 y los 80, teledirigido quería decir que podías manejarlo con un mando, que incorporaba un volante y unos botones, y que estaba unido al vehículo por un cable no muy largo. Hoy en día cuesta creerlo, pero el camión Pegaso y otros artefactos teledirigidos del catálogo de Rico eran juguetes muy sofisticados. No es de extrañar que P se lo pidiera con insistencia a los Reyes Magos y que mucho tiempo después el recuerdo le haga revivir aquella emoción.

La fábrica alicantina de juguetes Rico se fundó en 1910 por cuatro extrabajadores de Payá Hermanos, empresa líder del sector en aquella época. En 1919 se les une el fabricante de muñecas Santiago Molina Rico. Payá y Rico compitieron durante los años previos a la Guerra Civil con barcos, locomotoras y aviones de hojalata. En los ’50 la aparición del plástico supuso una auténtica revolución en el diseño de juguetes, pero será con la llegada de la televisión a los hogares cuando la empresa Rico viva su época dorada.

El camión Pegaso disponía de una puerta trasera que se abría, sonaba el claxon y se encendían las luces de posición y las de emergencia. Seguro que necesitaba para funcionar un montón de pilas, pero para los niños como P eso era un detalle sin importancia dadas las tremendas prestaciones que ofrecía el juguete. El eslogan que utilizaba Rico en sus anuncios publicitarios sigue vigente hoy en día: “Lo que quieren los niños es divertirse…” y los mayores también, añadiría yo.

Juguetes Rico anuncio

LAS CHICAS DE LEGO

Hay una escena de Las chicas de oro que parece haberse instalado en el imaginario colectivo de varias generaciones. Es aquella donde Sofía comparte un recuerdo de su juventud en Italia y comienza el relato diciendo: “Sicilia, 1940…” He escuchado y utilizado esa frase muchas veces para hablar de la prehistoria de cualquier cosa, siempre desde la hipérbole y con un toque de ironía.

Me he acordado de esto mientras leía sobre este proyecto de Lego Ideas. Si compartes con Lego una idea y consigues un número determinado de suscriptores, la marca se compromete a diseñar y comercializar tu producto. De esta forma, La popular serie de TV de los 80 Las chicas de oro, se convertirá muy pronto en un set completo de piezas de Lego. Se venderán las figuritas de Rose, Blanche, Dorothy y Sofía, réplicas de la cocina y el salón donde se desarrollaban la mayor parte de las escenas, e incluso aparecerá alguna celebrity como el Burt Reynolds de la foto.

Golden girls Lego

 

LOS GIGANTES DORMIDOS

Tras una noche de insominio, me he encontrado con este proyecto de Street Art llamado Projection Napping del colectivo artístico Dawn of Man. Se trata de video instalaciones de personas durmiendo sobre edificios, muros y mobiliario urbano de Nueva York. El objetivo es contraponer la calma que desprenden las imágenes con el ruido de la ciudad que nunca duerme. Curiosa coincidencia.

Projection napping NY

Projection napping NYVía Laughing Squid

 

LOS CRÉDITOS DE FREAK SHOW

La tercera temporada de American Horror Story me resultó muy decepcionante, pero como me habían gustado las dos primeras, he comenzado Freak Show con mucha curiosidad. Son evidentes las referencias a la película “Freaks” dirigida por Tod Browning en 1932 y, al igual que en las temporadas anteriores, los créditos de Freak Show anticipan de forma magistral la atmósfera inquietante de la serie. 

 Freak Show

Los créditos de American Horror Story los firma la agencia Prologue, creadora de las secuencias de Walking Dead y películas muy conocidas como Argo, X-Men o Seven. Merece la pena echar un vistazo a la web y disfrutar del valor artístico de estas piezas.